Diputado Barrera apoyó a Defensora de la Niñez

El diputado Boris Barrera expresó su apoyo a la Defensora de la Niñez, Patricia Muñoz, frente a los ataques de los sectores más conservadores por la campaña para conmemorar los 30 años de la ratificación de la Convención de los Derechos del Niño. 

«El video de la Defensoría de la Niñez sobre participación de NNA, es un acierto. Reconoce una realidad, cual es la necesidad de transformar el paradigma de la comprensión de la niñez hacia uno que promueve una infancia y adolescencia con prácticas de participación, inclusión, tolerancia y el ejercicio de acciones y derechos, tanto de forma individual como de manera colectiva. Es un acto de empoderamiento necesario que, pese a que asusta a algunos, nos debe llevar a reflexionar sobre las carencias conceptuales y conductuales de la sociedad actual» señala la declaración.

DECLARACIÓN PÚBLICA A FAVOR DE LA DEFENSORÍA DE LA NIÑEZ

Frente a las críticas injustas que hacen algunos a la Defensoría de la Niñez por un video que apunta hacia el reconocimiento de niños, niñas y adolescentes (NNA) como sujetos de derechos, me parece necesario pronunciarse dado que tales cuestionamientos se hacen desde una perspectiva de la niñez que dista de la realidad y son ajenos a la aspiración a que una mayoría alberga en torno a una niñez plena.

La idea de que NNA no tienen opinión o son inmaduros o incapaces de tomar decisiones por sí mismas, es propia de épocas y visiones autoritarias, paternalistas y muestra desconocimiento del proceso formativo de los seres humanos. Es propio, además de actitudes muy vigentes en ciertos sectores de nuestra sociedad, que pretenden y necesitan tutelar a otros y otras como forma de vida.

El video de la Defensoría de la Niñez sobre participación de NNA, es un acierto. Reconoce una realidad, cual es la necesidad de transformar el paradigma de la comprensión de la niñez hacia uno que promueve una infancia y adolescencia con prácticas de participación, inclusión, tolerancia y el ejercicio de acciones y derechos, tanto de forma individual como de manera colectiva. Es un acto de empoderamiento necesario que, pese a que asusta a algunos, nos debe llevar a reflexionar sobre las carencias conceptuales y conductuales de la sociedad actual.

Los y las que piensan y estiman que el video es “polémico”, que incita a la violencia y rechazan el uso de término como “Revolución”, caen en varios errores. En primer lugar, valorar el hecho de saltar los torniquetes, no es incitar a la violencia. Si fuera así, la Reforma Constitucional que le sigue al estallido social, que se inicia precisamente con esos brincos libertarios, también sería una incitación a la violencia y no lo es. Estimo en cambio, que lo que realmente incita a la violencia es ver cómo Carabineros dispara a los ojos y arroja jóvenes desde los puentes. En segundo lugar, emplear términos como Revolución o rebeldía no es sinónimo de violencia tampoco. Joaquín Lavín escribió un libro llamado “Chile. La Revolución silenciosa”, y jamás fue cuestionado por incitar a la violencia.

El video además, es un reconocimiento a la niñez indígena y mapuche y en este sentido, es evidentemente inclusivo. Muestra una diversidad de niños y niñas y promueve formas culturales novedosas y cercanas, muy distante a las imágenes y conceptos más tradicionales con figuras infantiles frágiles y uniformes en color y generalmente decorativos y carentes de opinión.

La Defensoría de la Niñez, es una institución autónoma del Estado y si el gobierno piensa que su propuesta audiovisual puede reflejar mejor los desafíos de la niñez, debiera sencillamente hacer su propia propuesta.